Una gran “possessió” mallorquina del siglo XVII, un entorno frondoso único, fue el elegido para realizar una fiesta por todo lo alto. El equipo audiovisual está dirigido por el equipo de AICO donde consigue crear un pódium para DJ profesional, enmarcado con una pantalla LED de gran formato. Un conjunto de luces rosadas crea un espacio óptimo para desarrollar una amable y movida noche. El resultado de este despliegue de técnica fue un gran éxito para el equipo.